Portal Perez, Actualidad y Noticias

Portal Perez

Historia de vida de Mirta Ledesma, se simplifica en una frase: "Ayudame a ayudar, a regalar una sonrisa y compartir un momento especial de alegría en el Día del Niño”

Escribe: Ricardo Castillo. Periódico Comunicación.

“Ayúdame a ayudar a regalar una sonrisa y compartir un momento especial de alegría en el Día del Niño”, dice el mensaje. Y a renglón seguido agrega el motivo y precisa a quien está destinada la cruzada solidaria: “Ayúdame a llevar muchas más sorpresas llenas de golosinas a los chicos que están internados en el Víctor J. Vilela y en el Hospital Provincial del Centenario”.

Soy Mirta Ledesma, se identifica. Mi domicilio, indica, está ubicado en calle Paraguay 210 de la localidad de Soldini. En particular, agradece toda la ayuda disponible, en el horario de la tarde o bien vía WhatsApp 341 - 2 847 837 y, específica que con las mujeres colaboradoras coordinarán donde pasar a retirar las golosinas, masitas, libros de cuentos o juguetes para regalar a los niños hospitalizados.

En la última semana de agosto de 2017 llegamos a más de 320 pequeños, asegura. “Es tan lindo ver las caritas de los niños con una mueca de sonrisa cuando les entregamos una sorpresita con golosinas y galletitas que, en mi casa, preparamos con todos los detalles creativos”, continua. Ojos luminosos y tiernas miradas expresan la gratitud de los chicos, quizás por haber pensados en ellos. Quizás, por hacerles compañía en las salas de pediatrías. De toda forma, ese bello gesto que nos regalan los chicos desde el corazón, cada año se traduce en una invitación a redoblar la apuesta”, dice con esperanza de estrechar muchas manos compresivas. Por eso, el deseo para este mes de agosto, en el Día del Niño junto a un grupo de mujeres que me acompañan y suman su generoso tiempo en esta propuesta y,  hasta se animan a vestirse de payasos, queremos llegar a más de 500 chicos”, describe las experiencias vividas y la satisfacción que genera compartir un momento especial de sentirse rodeada del cariño de los chicos, visitándolos en el Vilela o en el Centenario.

El noble propósito de amenizar la espera de un informe del profesional que prescriba la evolución favorable de los pequeños pacientes o la tan anhelada alta médica, fortalece a las madres-payasos o "payamadres" que caminan por las salas de los hospitales rosarinos. Regalan dulzura a los niños, despiertan un instante mágico, prestan sus oídos para escuchar cómo se sienten durante la estadía de internación, mientras los chicos desenvuelven sus sorpresitas.

¿Qué razón motiva a Mirta Ledesma a emprender la iniciativa de ayudar a los chicos a sobrellevar las difíciles horas que parecen interminables y transformar en un día distinto la rutina de los tratamientos y estudios hospitalarios vestida con traje y rostro de payaso?

“Es que el 26 de noviembre de 2009, mi hija Carla Ledesma, falleció de cáncer, a los 12 años en el Víctor J. Vilela”, cuenta. Por entonces, recuerda, las mamás que cuidábamos a nuestros hijos hospitalizados no teníamos colchones donde dormir.  Conseguí  la donación de seis colchones de Alejandro Tito Marinzaldi, los hice tapizar y los llevé al Vilela. Después, junté juguetes para navidad.  Así fue como empecé, acompañada por mi familia. Ahora se incorporaron un interesante grupo de mujeres y todas juntas abrazamos la idea de ayudar a regalar una encantadora sonrisa en los niños. También me gustaría que más personas al leer mi mensaje, compartan, difundan la publicación y sean parte de la iniciativa.  Deseo seguir para llegar a más pequeños, deseo seguir para ver a más niños y niñas sonreír al abrir sus regalos”, escribe Mirta Ledesma en homenaje a su hija Carla.