Portal Perez, Actualidad y Noticias

Portal Perez

En la cena de camaradería, más de 200 personas recordaron su paso por la institución.

El pasado sábado 7, se realizó la Cena de camaradería del Colegio Nuestra Señora de Luján, uno de los emblemas educativos de nuestra ciudad, que conmemoró las Bodas de Oro de su fundación.

“Para muchos de ustedes, estos 50 años plantean la posibilidad de recuperar el sentido de pertenencia, de volver a su escuela a través de los recuerdos, o de regresar como educadores, o tal vez, volver a transitar estos espacios con las mismas pisadas de la niñez, pero acompañando a sus hijos o nietos. Y finalmente para varios, significa un comienzo, un empezar a querer… un empezar a ser parte”, se leyó en el inicio de la noche, que estuvo llena de recuerdos y momentos emocionantes.

Mariel Menichelli, Directora del Nivel Inicial y Primario, dialogó con portalperez.com para brindar sus sensaciones, en una noche especial para todos: “Como dije en el acto protocolar, este colegio me tomó por adopción, porque yo no fui alumna, pero cuando entré por primera vez supe que no me iba a ir más. Sinceramente, hoy estoy muy emocionada, porque hace 25 años que transito por la escuela y ver a tantos ex alumnos, ver que la escuela creció tanto, es una emoción muy grande.

El sentido de pertenencia es una marca que queda grabada a fuego en el corazón de todos los que pasaron por estas aulas.

Exacto. Desde el primer día sentí que por algo Dios me puso en este lugar. Fui creciendo, me sentí muy contenida por mis compañeras, y por supuesto recuerdo con mucho cariño a mis alumnos.

En esta búsqueda permanente por mejorar la calidad educativa, ¿Cómo está trabajando la escuela?

En estos momentos, entre nivel inicial y primaria tenemos 520 alumnos, además, desde este año se empezó a trabajar en tecnología, precisamente en robótica; también se implementó el taller de teatro desde cuarto grado, que no es optativo, sino que es una materia más de la institución. También trabajamos sobre las distintas propuestas que nos acercan los departamentos de ciencia, lengua, los juegos en el patio, nos encontramos con muchas propuestas creativas por parte de los docentes.

No hace mucho tiempo, se decía que la escuela era la segunda casa, y la maestra era la segunda mamá. ¿Esto se mantiene o se va perdiendo?

Te hablo de mi colegio, sinceramente, para mí sigue siendo así. Porque se ve en el trabajo de las docentes, que va más allá de las cuatro horas de clases. Ellas se preocupan por sus alumnos, además tenemos un gabinete psicopedagógico que nos ayuda, estando en constante trato con los padres, para saber que necesitan los chicos. Eso hace que crezca el vínculo y que seamos, un poco, papá y mamá dentro de la escuela.

¿Qué mensaje podrías dejar, en estas Bodas de Oro?

Quiero hablar de este legado que nos dejaron los Sacerdotes Dehonianos, como el Padre Carrara o el Padre Galante, que fundaron nuestra institución, y que su misión fue de instruir y evangelizar. Y eso es lo que debemos continuar. Esta misión, que comenzó 50 años atrás, no la debemos perder nunca, y debemos seguir fortaleciendo esos valores.